Entrevistado

El entrevistado es el candidato a un puesto de empleo que ha sido seleccionado, de entre un número de postulantes, para pasar a una de las etapas más importantes del proceso de selección, la entrevista, con el objetivo de observar de cerca y de profundizar en las cualidades, conocimientos, capacidades y competencias anunciadas en el currículum vitae; para así poder determinar si es la persona apropiada para ocupar el cargo al que postula en la empresa.

Entrevistado y entrevistador en una entrevista de trabajo

La postulación a un puesto de trabajo implica ser parte de un proceso de selección de personal eliminatorio, en el que los candidatos van escalando poco a poco diversos niveles (antes, durante y después de una entrevista); desde el reclutamiento, la recepción de candidaturas, pasando por la preselección, pruebas de selección, entrevista de selección, valoración hasta la decisión, contratación, incorporación y seguimiento.

La entrevista de trabajo es la fase considerada más decisiva y la mejor oportunidad para el candidato de demostrar que, de entre todos los postulantes, es el apropiado para el cargo. Pero, para llegar a este paso del trayecto, hay que superar los anteriores. ¿Cómo? Sólo hay una forma, una buena preparación que garantice el éxito; es decir, la contratación e incorporación a la empresa.

Postulantes en convocatoria de empleo

Estrategias para llegar a ser entrevistado

Las características que el postulante debe reunir para ser entrevistado serán evaluadas durante el proceso de pre-selección, que comprende: revisión y análisis del currículum, pruebas específicas de aptitudes, personalidad, motivación, habilidades e intereses, pruebas prácticas profesionales, pruebas de conocimiento, entre otras.

Algunas veces, se realiza una sencilla entrevista inicial, como la que se hace para verificar datos del currículum vitae. Aquí algunas estrategias:

  • La clave, un pulcro, organizado y perfecto Currículum Vitae que hable por usted.
  • Investigar sobre el sector y la empresa e identificar las características que ésta busca en sus empleados. En la preselección se examinan los perfiles de los postulantes para ver si se ajustan o aproximan al del puesto al que aspiran.
  • Contar con más de dos idiomas en el acervo cultural personal es indispensable y valorable, aún cuando el puesto de trabajo no lo requiere.
  • Realizar simulacros de pruebas de selección: profesionales, psicotécnicas, psicológicas o evaluación de comportamiento en grupo.
  • Mostrar disposición para aprender los procesos, actividades y el sistema que implicará la incorporación al nuevo empleo.

Reclutadores en el proceso de selección

Estrategias para que el entrevistado tenga éxito en la entrevista

Previamente:

  • Es preciso, elaborar un análisis (profesional y competitivo si es posible) sobre sí mismo; encontrar sus fortalezas y debilidades. De esta manera sabrá qué potenciar y qué cambiar.
  • Investigar todo lo referente a la empresa a la cual postula; en todos los aspectos: sector, especialidad, forma de trabajo, presencia en el mercado, objetivos, logros, incluso la forma de vestir de sus empleados o los beneficios que ofrece (información más reciente posible). Le aclarará el panorama y podrá responder fácilmente a la pregunta: ¿qué saber, que le gusta o como aportaría a esta empresa?
  • Practicar en casa la entrevista; que, hoy en día, es esencial para adquirir confianza. Plantéese diferentes situaciones (preguntas, respuestas o propuestas) que se le podrían presentar durante la entrevista.

El día de la entrevista:

  • Llegar 5 a 10 minutos antes de la hora pactada.
  • Vestir formalmente, o no, dependiendo del tipo de empresa. Así dará una primera buena impresión.
  • Saludar con consistencia y tratar a su interlocutor de acuerdo al tipo de saludo y trato que le proponga el entrevistador con su actitud.
  • Portar una copia del currículum vitae; además de otros recursos logísticos: bolígrafo, cuaderno de notas, incluso una laptop podría ser útil.
  • Mostrar seguridad y confianza: en sus actitudes (posturas firmes, contacto visual) y respuestas (sin dudar y objetivamente).
  • Mostrarse amable y respetuoso. Hable cortésmente de su anterior trabajo o compañeros, pese a cualquier circunstancia experimentada.
  • Aportar experiencias de calidad que hablen sobre su buen trabajo, consistentes y verificables.
  • Evitar las discusiones y controlar las emociones. Tranquilícese y actúe con naturalidad.
  • Demostrar sutilmente las habilidades: pro-actividad, capacidad para trabajar bajo presión o en grupo, comunicación, iniciativa, flexibilidad, resolución de problemas, asertividad y habilidades técnicas o de informática.

Entrevistado y entrevistadores en una entrevista de trabajo

Después de la entrevista:

Es muy útil, para una próxima entrevista, hacer una autoevaluación de su performance, recordando y tomando nota de las preguntas, respuesta y las recomendaciones que recibió de su entrevistador. Agradezca la oportunidad y despídase amablemente. Finalmente, envíe un correo para reiterar su agradecimiento e interés por el puesto y recuerde mencionar que está a disposición de una nueva cita.