Entrevista Estructurada

La entrevista estructurada se define por ser una que utiliza una lista de preguntas predefinida con respecto al campo del puesto que se quiere cubrir. De esta manera, el entrevistador realiza el mismo cuestionario a todos los candidatos para poder manejar la situación con más orden y también para comparar de manera equitativa el desempeño de cada uno en la entrevista.

Entre las ventajas, que más tarde ahondaremos, está facilitar la labor del encuestador, así como unificar los criterios de valoración de los postulantes en un solo esquema. Sin embargo, uno de los puntos en contra es que el que entrevista no puede profundizar en cuestiones que puedan resultar interesantes y que develen nueva información. La lista de preguntas es una y se sigue tal cual.

La extensión de la entrevista depende de la empresa y lo que quiera conseguir de cada postulante. Puede ir por cuestiones básicas o bien navegar por detalles de la historia laboral de los entrevistados. En algunos casos se entregan previamente las preguntas, de manera que el entrevistador puede centrarse en las respuestas y el postulante, desenvolverse sin nerviosismo.

Las opiniones con respecto a este tipo de entrevistas son variadas. Algunos mencionan que al ser un proceso inmutable puede convertirse mecánico y aburrido, lo que podría repercutir en los resultados finales. Sin embargo, algunos estudios han demostrado que la entrevista estructurada obtiene mejores resultados que la no estructurada, la cual es lo contrario (detallaremos de qué se trata más adelante).

En todo caso, le ofrecemos una lista de los factores positivos y los negativos de la entrevista estructura. Saque usted sus conclusiones.

Entrevista estructurada

Ventajas

  • El entrevistador podrá notar cuán difícil o fácil resulta para el entrevistado responder preguntas puntuales relacionadas a su carrera.
  • Hacer un cuestionario es simple. Estandarizar las preguntas ayudará al proceso.
  • Los resultados son una data relativamente cuantitativa.
  • El método es útil para entrevistar a varias personas.
  • Ahorra mucho tiempo para la empresa.

Dificultades

  • El método funciona como una estadística. Por tanto, si la data recogida es extensa, los resultados pueden demorar.
  • Dependiendo de la calidad del entrevistador, los resultados pueden ser muy bueno o muy malos.
  • No se puede eliminar preguntas.
  • Este tipo de entrevista no revela realmente cómo es la persona entrevistada, sino sus respuestas puntuales a unas preguntas concretas.
  • La mínima distracción podría interferir con las respuestas y resultados finales.

La entrevista estructurada como vemos es una encuesta controlada, que puede traer muy buenos resultados pero si algo interfiere el proceso estos podrían ser contraproducentes. No es el caso de la entrevista no estructurada, que a continuación detallamos.

Entrevista no estructurada

Es todo lo contrario. Se trata de una entrevista libre, sin programa ni lista de preguntas. Tiende a buscar una conversación más que un vaivén de preguntas y respuestas. Dependiendo de la habilidad del entrevistador, este formato de entrevista puede ser beneficioso o no, pues puede suceder que descuide preguntas o puntos importantes por la dinámica del diálogo.

Se caracteriza además porque las preguntas que se formulan van surgiendo de acuerdo al desarrollo de la conversación. Puede que el encuestador se haya preparado o que improvise una conversación, aquello dependerá del estilo que tenga. Pero en general, sus características son estas:

  • El entrevistador no tiene una batería de preguntas.
  • Solo se tiene ideas de lo que se va a preguntar, más no puntos concretos.
  • Las preguntas que se hacen dependen de las respuestas del entrevistado.

Aunque no es muy común, en comparación con la entrevista estructurada, suele ser la favorita de los postulantes, pues ofrece amplio marco de libertad para conversar y desarrollar ideas.