Preguntas que No se deben hacer

Preguntas que causan incomodidad La entrevista es una conversación dirigida con un fin, en este caso el de elegir al más adecuado de los candidatos que cumpla con el perfil planteado. Para ello el entrevistador debe plantear preguntas que le ayuden a obtener la información necesaria al momento de tomar la decisión final, sin que esto suponga un interrogatorio tipo policial.

Hay preguntas que No se deben hacer porque pueden herir la susceptibilidad del aspirante y dejarle una mala impresión de la empresa. No es necesario conocer información personal o íntima de quien está siendo entrevistado. Tampoco es menester del entrevistador conocer las inclinaciones sexuales, políticas o de credo de los candidatos al puesto de trabajo.

Ese tipo de preguntas dan la impresión de que hay algún prejuicio en contra de quienes no tengan las mismas preferencias que el entrevistador o la empresa. Por ello hay que tener mucho acierto al momento de plantear las preguntas de corte personal y hacer saber al postulante que toda la información brindada quedará en la privacidad de la entrevista.

Temas a evitar durante una entrevista

Hay preguntas que No se deben hacer debido a que los temas que ellas plantean pueden causar polémica, pueden herir los sentimientos de los solicitantes o simplemente no son relevantes para elegir al mejor de los postulantes. Entre esos temas están:

  • Preguntas sobre la religión.
  • Orientación sexual.
  • Preferencias políticas.
  • Origen de procedencia (país o nacionalidad).
  • Preguntas sobre discapacidad.
  • Sobre la familia.

Todos estos temas son muy delicados y en muchos casos no deberían tocarse durante una entrevista. Las preguntas sobre la religión como ¿Qué credo profesa?, ¿Asiste a su servicio religioso?, ¿Su religión no le permite trabajar algún día de la semana?, etc.; son preguntas que no nos darán luces de nada, porque la religión no garantiza que el candidato sea bueno o malo, además de atentar contra la libertad de credo.

La orientación sexual de quien postula al cargo ofrecido no es relevante y plantear preguntas al respecto hacer parecer que hubiera prejuicios frente a algún tipo de preferencia en particular.

Las preferencias políticas que cada aspirante tenga solo les incumben a ellos mismos, preguntar cosas como: ¿Por cuál candidato votó en las últimas elecciones?, ¿Pertenece a algún partido político? u otras pueden dar la impresión de que la selección tendrá un tinte ideológico más que razones profesionales.

También debería evitar hablar sobre el origen de procedencia de los solicitantes para evitar que parezca una cuestión discriminatoria. Si observa que alguien tiene alguna discapacidad, será mejor que no pregunte ¿Qué pasó? ¿Cómo quedo usted así? ¿Desde hace cuanto está en una silla de ruedas?, etc.; para garantizar igualdad de oportunidades para todos.

Otros temas delicados a tocar en una entrevista son los relacionados con la familia, sobre todo cuando se trata de candidatas mujeres. Antes se solía preguntar si eran casadas o con planes de tener hijos, para que el empleador evite dar permisos de maternidad o tenga pagar el seguro. Ahora además de no estar a corde es incluso hasta ilegal.

Las 10 preguntas que No se deben hacer

  1. ¿Cuál es su origen étnico o su raza?
  2. ¿A qué iglesia asiste?
  3. ¿Planea tener hijos?
  4. ¿Ha estado en tratamiento psiquiátrico o psicológico?
  5. ¿Tiene alguna discapacidad?
  6. ¿Cuáles fueron sus enfermedades más recientes?
  7. ¿Es homosexual?
  8. ¿Fuma o bebe alcohol?
  9. ¿Cuenta con niñera en casa?
  10. ¿Cuáles fueron las causas de su divorcio?


¡Ya disponible la guía de entrevistas de trabajo!

Consejos y recursos para conseguir el trabajo que estás buscando

Descargar guía de entrevistas »